La boda de mi mejor amigo

-Puedo imaginarte ahí sentada, sola con tu vestido de color lavanda…

-¿Te había dicho que mi vestido era lavanda?

– el pelo recogido y sin probar la tarta, seguramente tamboroleando con tus uñas sobre el mantel blanco de lino, como sueles hacer cuando te sientes realmente hundida, puede que incluso mirándote las uñas y pensando: “Dios, tendría que haber parado todo este malvado complot para hacerme la manicura” pero ya es tarde.

– George, yo no te había dicho que mi vestido era color lavanda…

– De pronto, una canción familiar…y te levantas de la silla con movimiento exquisito, preguntándote,buscando,husmeando el aire como un ciervo moteado.
¿Acaso Dios ha escuchado tu pequeña plegaria? ¿Volverá a bailar Cenicienta?. Entonces, de repente, la multitud se aparta y ahí está él, elegante, con estilo, radiante de carisma. Curiosamente él está al teléfono, pero en fin, tú también. Y él va hacia ti, con los andares de un gato salvaje, y aunque tú acertadamente sientes que es…gay, como la mayoría de solteros arrolladoramente guapos de su edad, piensas:
” qué demonios, la vida sigue, quizás no habrá matrimonio, quizás no habrá sexo, pero por Dios, ¡seguro que habrá baile!”

 

 

 

Adoro esta película desde que la vi por primera vez rondando los 8 o 9 años.  Años más tarde, hace tan solo unos meses si mal no recuerdo, volvieron a echarla en la televisión, porsupuesto no me iba a perder esa amplia sonrisa en acción; pero para mi sorpresa al día siguiente me topé en formato VHS esa misma película llena de polvo y “oculta” en una estantería de mi casa. Desde entonces, dicha historia no deja de maravillarme cada vez que le doy al play del video. No importa si es un día de madrugada en el que no puedo dormir; una tarde de esas que no me despegaría de la manta para nada o una mañana de invierno sin nada que hacer; Pues desde mi niñez,  Julia Roberts ha sido una de mis actrices favoritas y lo seguirá siendo, eso espero, por mucho tiempo. Al igual que esta, es una de esas películas que podría  llegar a ver 100 veces y no me cansaría.

Personalmente, me transmite un gran positivismo, ese que a veces no tienes fuerzas de buscar y encontrar, pero que al menos por un día, noche, o tan solo durante un sencillo baile…revive y te hace sonreir.

Que exista el baile por mucho…mucho tiempo.

Anuncios

~ por purpleshow en octubre 16, 2008.

Una respuesta to “La boda de mi mejor amigo”

  1. La cancionciya del principio esta way xDD

    Meneiyoooos! que me estoy haciendo un trasto de estos… pero poco a poco xD

    1 besooo

    Salir.. beber… XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: