Todo fluye

 

p5080084

 

Fui quitando toda la telas que recubrían los muebles, dejando en el ambiente pequeñas motas de polvo y un olor a dejadez y cerrado. Hacía mucho tiempo que mis pies no pisaban ese suelo. Mientras paseaba lentamente, pensaba en los personajes que durante toda mi estancia allí habían pasado, quienes me hicieron en más de una ocasión gozar de un verdadero paraiso en un mundo de basura y egoismo. Crucé el pasillo y llegué al comedor, en seguida me vino a la mente aquellas juergas llenas de cocktails sin sentido, en donde a veces disfrutaba tu paladar y brillabas durante toda la noche, o te pegabas toda la mañana siguiente y parte del día anterior visitando el sencillo baño de azulejos verdes, azules y blancos del fondo a la derecha. Al menos, podías contar los pequeños cuadraditos cuando no vomitabas sin parar, se hacía más ameno el pesado desalojo. Creo que una vez llegué al 1230…y algo.

 “La tribu” nos llamaban las damas, supongo que por nuestros gritos y vestimentas disparatadas de jueves, viernes y sábado. Pero quien sabe…la cosa es que siempre había buena fiesta, buen ambiente y buenas vistas, como por ejemplo las gemelas. Nuestros prohibidos juegos de “niños adultos” eso sí que me hacía brillar. Dos morenazas con ojos que derretian hasta al hombre de hielo escondido en la Antártida, y que terminaban cautivándote con sus piernas de infarto y  curvas indescriptibles. – ¡Uf! me sube la adrenalina-.

Cuando llegué al pequeño balcón después del salón,me parecía otro. La puerta chirriaba y los cristales estaban agrietados. Salí y descubrí que la barandilla estaba completamente oxidada, y me quedé pasmado del frío que hacía. Me asomé apoyando las manos cuidadoso para no manchárlas, pero era típico, con o sin cuidado terminaba con alguna mancha encima. Así que abrí el bolsillo del interior de la chaqueta y saqué un pañuelo de tela. Me limpié las manos a conciencia pero parecía inutil, y allí no había agua, estaba dada de baja desde hacía tiempo, o al menos eso me dijo ella la última vez que hablamos.

-Estupendo…justo hoy. ¿Qué impresión voy a darle? ¡DIOS QUE PUTADA! seguro que sigue oliendo tan bien, y yo así, menudas pintas, a saber que piensa de mi.-  Apenas faltaba una hora para que nos vieramos. Habiamos quedado en un bar del centro, nuestro bar, allí donde nos reuníamos después de las clases para tomar café charlar un rato y estar juntos; después cada uno se iba a su casa y me dejaba en la mente su presencia hasta el día siguiente a la misma hora. Hasta que me cansé de la situación de verla poco y gastarme tantas pelas (aunque eso fuera lo de menos) y le propuse que se viniera a vivir conmigo. Todavía recuerdo la expresión en su cara, sus ojos reflejaban susto y sus manos empezaron a  temblar mientras sujetaba la carpeta de la que nunca se separaba, pero su sonrisa decía “adelante”.

Mi querida Sofía, dulce como nadie. La única que me hizo llegar al cielo y sentir su éxtasis divino. Comenzando por su característico y en ocasiones empalagoso aroma a vainilla por todo el cuerpo. Me ponía los pelos de punta. El tacto de su pelo era una sensación muy relajante. Muchas veces me mordía la mano para que la soltara, mirándome con intento de seriedad, pero yo todavía lo hacía más. La adoraba. Ella hizo que cambiara mi forma de vida de derrochador y mujeriego, pero no lo hice porque me lo pidiera, sino porque la prefería a ella antes que a todo. Claro, hasta que tiré todo por la borda.

 Según entraba al dormitorio me encontré con unas cuantas cajas en donde estaba escrito mi nombre, además de su contenido. Libros, ropa, videos, música, fotos… se trataba de todo nuestro mundo. También los regalos que le había hecho durante todo el tiempo que compartimos juntos, aunque…”eché de menos” algo.  Abrí la caja  donde ponía fotos y eran demasiadas, no recordaba tantas. Sentí una presión en el pecho, y me senté despacio en el suelo de mármol a mirarlas. Algunas tenían rasguños, no me resulta extraño, no sería precisamente por antiguas. Lo que me sorprende es que no las haya roto todas. Me pregunto si habrá guardado alguna.  

 

-¡MIERDA! llego tarde-. Me había embelesado tanto con las fotos que el tiempo se me venía encima y aún tenía que meter las cosas en el coche. Tenía dos opciones, irme ya, llegar un poco justo y con sobrealiento o bien coger mis cosas, volver a tapar los muebles e intentar no llegar demasiado tarde. -Joder y encima con estas manos. Haga lo que haga tengo que llamarla.-

 

[Escrito el jueves, 13 de noviembre de 2008]

– – – – – – – – – – – – – – –

 

Pasa los dedos suavemente por la madera, acariciando los huecos que parecen haberse formado por la carcoma.
El sol irradia color a través de la ventana,lo que hace que sus dedos proyecten unas sombras de diferentes tamaños.
Ilumina parte de su cara y su expresión ante ello es bastante graciosa. Arruga la nariz como si fuera a estornudar.
Que dulce…

De vez en cuando mira por la ventana, seguramente estará esperando a alguien, todavía no ha pedido nada, y me pregunto como será el timbre de su voz.

Fuera hace un poco de frío, hasta se aprecia aquí dentro. Ella al contrario parece no sentirlo, quizás esté tan absorta en sus pensamientos que ni lo note.
Humedece sus labios cada vez que se retira un mechón empeñado en caer una y otra vez en el centro de su rostro.

Ha pegado un brinco, parece que algún sonido viene de su bolso. Se ha puesto nerviosa, pobrecilla lo remueve como loca, y hasta se muerde el labio angustiada.

Ojalá esta cristalera me pudiera permitir oir lo que dice por ese teléfono.
¿Con quién hablará? sonríe de una manera única.

Es tán dulce…

 

[Escrito el Viernes, 9 de mayo de 2008]

Anuncios

~ por purpleshow en noviembre 13, 2008.

3 comentarios to “Todo fluye”

  1. Sobre el escrito el viernes 9 de mayo de este año, es algo que creé y publiqué ese día en mi fotolog con la misma foto que hoy preside la entrada.
    Hoy mientras escribía esto, me ha venido a la cabeza dicho día, y he pensado que ambos podrían llegar a formar parte de la misma historia,mismo “presente” pero en lugares diferentes.

    Nada más~ ^^ ponerme a parir agusto. XD

  2. de evrdad puedo?
    LAGARTA ASKEROSA PUAGGGGGGGGGGGGGG
    me gusta~~~~

  3. Me gustan los dos puntos de vista, desde el chico y desde dentro del cristal. Recuerdo el relato del Viernes 9.

    Al releer me he reido un rato pues me parece irónico que a un grupo de chicos les llamen damas, eso ha aumentado mi curiosidad por seguir leyendo, pero sobretodo me intriga saber qué es lo que hizo que el chico mandara todo a tomar viento. Me intriga bastante pues segun lo describes Sofia es alguien muy importante para él, jum! ¡Quiero más de la chica que huele a Vainilla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: