Un miércoles cualquiera

 

Abrí los ojos completamente al séptimo pitido chirriante de mi despertador. Me estaba empezando a  poner de muy mala leche, tenía que cambiarlo por otro de sus tantos sonidos ese mismo día, o 24 horas después se me volvería a hinchar una de las venas de mi cuello haciendo que soltara palabras incomprensibles entre gruñidos que dudo que les gustaran a los pequeños nódulos y a los vecinos, y menos a una hora tan temprana.

 

 

tictac

 

 Hacía frío, no hay cosa que me haga sentir tan vulnerable físicamente por la mañana.

Lo que hubiera dado por quedarme una horita más en la cama.- Me decía a mi misma mientras me acurrucaba por última vez apretando los labios como si fuera a dar un beso sonoro. Tras un bostezo sincronizado con un octavo pitido, me levanté echando todo el nórdico nuevo hacia algún lado, lo más lejano posible de mi cuerpo y apagando con desprecio el tan simpático despertador difícil de mirar estéticamente.

Tenía los pies congelados y no dudé ni un segundo en ir hacia el cajón de la mesilla y coger unos calcetines de lana. En concreto esos grises que llegan hasta la rodilla y que tanto me gustan. Me sentía un poquito mareada y un nudo en el estómago se había encaprichado de mi. Pensaba que tras comer algo se me pasaría el mal estar, pero no fue así, no le apetecía irse, de modo que no le presté demasiada atención y me tomé una pastilla disuelta en agua para que viera que ahora era mi turno en el juego, y no tenía gana alguna de perder.

 

Había un bote de miel en la encimera, y pese a que el olor me repugna, como el de la gasolina o el del suavizante de mi tía Ángela, tomé dos cucharaditas. Necesitaba mi organismo el azúcar más que un vampiro beber sangre. Bueno, quizás exagere un poco pero parecido.

Cuando terminé de relamer la cucharilla y comer apresuradamente la tostada con mantequilla (acompañada con mermelada de mora) me fui directa a la ducha.

 Calor, ese era el toque, y 37ºc la temperatura perfecta para sentirme cómoda y viva en un día así. Comencé a ver las siluetas un poco borrosas y me costaba respirar, quizás tuvieran que ver todos los pensamientos que paseaban por mi cabeza, ahogándome si me concentraba demasiado, o quizás no, quizás fuera algo solamente físico.

 Me vestí despacio, intentando llevar el ritmo de la respiración sin perder el equilibrio a la vez que con una toalla me sacudía el pelo arrojando un sin fin de gotas por todo el espejo del baño. Mi madre me mataría por dejar siempre todo patas arriba, pero me daba bastante igual. Mientras seguía con el show observé la blancura que cubría mi cara por completo, junto con los pelos que llevaba estaba perfecta para que me contrataran en alguna peli de terror, aunque fuera solo como extra, daría el pego de zombie bastante bien. Parecía que terminaba la tensión mientras sonreía hacia dentro de las chorradas que pueden venirte a la mente a las 7 de la mañana aunque estés intentando engañarte de que te encuentras bien. No lo estaba, así que tomé la decisión de no ir al trabajo. Mandé un mensaje a una compañera que podría cubrirme sin problemas y acto seguido apagué el movil, no quería ningún tipo de llamada ni siquiera su confirmación de leido.

Segundos después todo se volvió negro, sentí el nudo del estómago cada vez más punzante y creo que perdí el control de mi cuerpo. […]

 

  
 
 

 

Anuncios

~ por purpleshow en noviembre 26, 2008.

3 comentarios to “Un miércoles cualquiera”

  1. La ficción a veces supera los límites de la realidad.

  2. Me transporta. Me deja con muchas ganas de más.

    Aunque dentro de tu forma de describirlo, lo único que no termina de convencerme es cómo puede la protagonista saber que está justo a 37ºC. Entiendo que note más calor, y la situación también se enfoca bastante bien, pero por criticar un poquito ;- )

    Muaaaaaa!

  3. 37ºC es la temperatura que elige en el termómetro de la ducha antes de meterse. Por eso lo sabe ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: